El SISTEMA no para de HUMILLAR al PUEBLO ... ¿ Que hace el Pueblo ? ... Apoyar a la ROJA. ¿ Que hace el PUEBLO ? ... Disfrazarse de PAYASO en CARNAVAL ... ¿ Que hace el PUEBLO ? ... Procrear como si viviera en el PARAISO ... ¿ Que hace el PUEBLO ?... Votar como BURROS. No se que da mas ASCO, un Gobierno que HUMILLA a su PUEBLO, o un PUEBLO COMODO siendo HUMILLADO. Solo los borregos votan a quienes pretenden ocupar escaños en una falsa Democracia


domingo, 8 de mayo de 2011

Empresas contra la sociedad



http://luisammann.com.ar/2011/04/19/empresas-contra-la-sociedad/

La relación entre los empresarios y el Estado abarca un espectro de actitudes humanas que van desde la mutua colaboración hasta la destrucción.

La mayoría de las pequeñas y medianas empresas necesitan el apoyo de créditos blandos, la exención impositiva en algunos casos, el apoyo de políticas de estado que promocionen sus productos donde no pueden llegar como mercados de exportación y otras. En general, estos emprendedores son recíprocos y lo demuestran devolviendo los préstamos, pagando los impuestos, respetando, en general, los acuerdos con el Estado (tasas de ganancias, precios, etcétera). Este tipo de relación entre Pymes y Estado es generalmente satisfactoria para las partes y para el país.

La relación entre las multinacionales y el Estado es harina de otro costal. Adviértase que no hablamos de gobiernos sino de Estado. Las empresas, en cualquier país del mundo globalizado, no tienen otro objetivo que la ganancia. Se produce lo necesario y lo innecesario; se vende a los mayores precios que aguante el mercado; la durabilidad de los productos es la menor posible para que su reposición se realice en el corto tiempo; el costo laboral es el menor que se pueda pagar; la evasión de impuestos es un deporte y la especulación, una norma. La ganancia -que no tiene patria ni bandera- producida en esas condiciones no siempre vuelve como reinversión sino que va al circuito financiero y se convierte en capital especulativo internacional.

Las grandes empresas son actualmente una pluralidad de sociedades -nacionales y extranjeras- unidas por el mismo afán. Así, en torno a una empresa “multi” hay medios de difusión, bancos, segundas marcas que distorsionan la competencia, negocios financieros, etcétera. La relación que ellos prefieren con el Estado es la de sacarle todos los beneficios posibles, no pagar sus deudas y, si es posible, hacer que las obligaciones con terceros sean absorbidas por el “Hermano Tonto”. Ejemplos de esto: durante la dictadura cívico-militar en Argentina un ignoto funcionario llamado Domingo Felipe Cavallo pasó a públicas las deudas privadas de empresarios particulares. Entiéndase bien: empresarios habían comprado en el exterior y debían por cosas que vendieron a su beneficio y luego no tuvieron que pagar.Los dictadores estatizaron esas deudas. ¿Esta es la eficacia de la que hablan los empresarios?

Otra función que les encanta a los patrones es que el Estado les otorgue créditos y no pagarlos. Esto sucedió con el Banco de Desarrollo, largamente pedido por los empresarios y quebrado por incumplimientos de deudas. Digan si no es eficacia empresarial. Pura ganancia.

Por último, los empresarios también alientan al Estado a que invierta en sus empresas y le pagan dividendos. Pero eso sí, hay una modalidad para los particulares y otra para el “Hermano Bobo”. En cualquier sociedad un accionista decide en relación al monto de sus acciones. Quien tiene el 30 por ciento de las acciones deLa relación entre los empresarios y el Estado abarca un espectro de actitudes humanas que van desde la mutua colaboración hasta la destrucción.

La mayoría de las pequeñas y medianas empresas necesitan el apoyo de créditos blandos, la exención impositiva en algunos casos, el apoyo de políticas de estado que promocionen sus productos donde no pueden llegar como mercados de exportación y otras. En general, estos emprendedores son recíprocos y lo demuestran devolviendo los préstamos, pagando los impuestos, respetando, en general, los acuerdos con el Estado (tasas de ganancias, precios, etcétera). Este tipo de relación entre Pymes y Estado es generalmente satisfactoria para las partes y para el país.

La relación entre las multinacionales y el Estado es harina de otro costal. Adviértase que no hablamos de gobiernos sino de Estado. Las empresas, en cualquier país del mundo globalizado, no tienen otro objetivo que la ganancia. Se produce lo necesario y lo innecesario; se vende a los mayores precios que aguante el mercado; la durabilidad de los productos es la menor posible para que su reposición se realice en el corto tiempo; el costo laboral es el menor que se pueda pagar; la evasión de impuestos es un deporte y la especulación, una norma. La ganancia -que no tiene patria ni bandera- producida en esas condiciones no siempre vuelve como reinversión sino que va al circuito financiero y se convierte en capital especulativo internacional.

Las grandes empresas son actualmente una pluralidad de sociedades -nacionales y extranjeras- unidas por el mismo afán. Así, en torno a una empresa “multi” hay medios de difusión, bancos, segundas marcas que distorsionan la competencia, negocios financieros, etcétera. La relación que ellos prefieren con el Estado es la de sacarle todos los beneficios posibles, no pagar sus deudas y, si es posible, hacer que las obligaciones con terceros sean absorbidas por el “Hermano Tonto”. Ejemplos de esto: durante la dictadura cívico-militar en Argentina un ignoto funcionario llamado Domingo Felipe Cavallo pasó a públicas las deudas privadas de empresarios particulares. Entiéndase bien: empresarios habían comprado en el exterior y debían por cosas que vendieron a su beneficio y luego no tuvieron que pagar.Los dictadores estatizaron esas deudas. ¿Esta es la eficacia de la que hablan los empresarios?

Otra función que les encanta a los patrones es que el Estado les otorgue créditos y no pagarlos. Esto sucedió con el Banco de Desarrollo, largamente pedido por los empresarios y quebrado por incumplimientos de deudas. Digan si no es eficacia empresarial. Pura ganancia.

Por último, los empresarios también alientan al Estado a que invierta en sus empresas y le pagan dividendos. Pero eso sí, hay una modalidad para los particulares y otra para el “Hermano Bobo”. En cualquier sociedad un accionista decide en relación al monto de sus acciones. Quien tiene el 30 por ciento de las acciones decide en ese porcentaje y aliado con otro que tenga el 21 por ciento, manejan la empresa. Pero tratándose del Estado pretenden que no pase -cualquiera sea el monto de sus acciones- de un 5 por ciento a la hora de las decisiones. Otra medida de ese tal Domingo Felipe Cavallo, que fue ministro de Economía del neoliberalismo.

Ahora el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner ha decretado que el Estado decidirá -igual que cualquier otro inversor- de acuerdo al monto de sus inversiones. Es su facultad y es justo. Pero el gallinero empresarial se ha alborotado con Techint S.A. a la cabeza.

En Argentina, la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) gestiona una masa de dinero proveniente de los aportes de los trabajadores activos, el Impuesto al Valor Agregado (IVA), los fondos acumulados en años de aportes por los que ahora están en retiro, los ingresos provenientes de inversiones (dividendos de acciones en empresas), etcétera. De ahí proviene el dinero que este gobierno ha invertido en varias empresas y que le da derecho a poner Directores y a decidir.

¿A qué le temen los dueños de Techint? ¿A que se descubran evasiones impositivas? ¿Fugas de dinero disimuladas? ¿Dibujos contables? ¿Rutas de dinero?

Seguiremos este tema porque tiene mucha tela para cortar. Pero, para finalizar por hoy: ¿sabe usted quién es el Estado a quien intentan esquilmar los grandes capitales? Es usted, yo, nosotros. No sólo nos despojan con precios indebidos cuando compramos alimentos o cualquier otra cosa que producen sino que también roban los fondos comunes que nos pertenecen y que podrían incrementar el monto de nuestras jubilaciones y pensiones. Hay que estar atentos al verdadero enemigo interno: el capitalismo, sus vicios, sus representantes y beneficiarios.

Coincide en ese porcentaje y aliado con otro que tenga el 21 por ciento, manejan la empresa. Pero tratándose del Estado pretenden que no pase -cualquiera sea el monto de sus acciones- de un 5 por ciento a la hora de las decisiones. Otra medida de ese tal Domingo Felipe Cavallo, que fue ministro de Economía del neoliberalismo.

Ahora el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner ha decretado que el Estado decidirá -igual que cualquier otro inversor- de acuerdo al monto de sus inversiones. Es su facultad y es justo. Pero el gallinero empresarial se ha alborotado con Techint S.A. a la cabeza.

En Argentina, la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) gestiona una masa de dinero proveniente de los aportes de los trabajadores activos, el Impuesto al Valor Agregado (IVA), los fondos acumulados en años de aportes por los que ahora están en retiro, los ingresos provenientes de inversiones (dividendos de acciones en empresas), etcétera. De ahí proviene el dinero que este gobierno ha invertido en varias empresas y que le da derecho a poner Directores y a decidir.

¿A qué le temen los dueños de Techint? ¿A que se descubran evasiones impositivas? ¿Fugas de dinero disimuladas? ¿Dibujos contables? ¿Rutas de dinero?

Seguiremos este tema porque tiene mucha tela para cortar. Pero, para finalizar por hoy: ¿sabe usted quién es el Estado a quien intentan esquilmar los grandes capitales? Es usted, yo, nosotros. No sólo nos despojan con precios indebidos cuando compramos alimentos o cualquier otra cosa que producen sino que también roban los fondos comunes que nos pertenecen y que podrían incrementar el monto de nuestras jubilaciones y pensiones. Hay que estar atentos al verdadero enemigo interno: el capitalismo, sus vicios, sus representantes y beneficiarios.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pensamiento de A. Rogers (1931)

Todo lo que una persona recibe sin haber trabajado para obtenerlo, otra persona deberá haber trabajado para ello, pero sin recibirlo. El gobierno no puede entregar nada a alguien, si antes no se lo ha quitado a alguna otra persona. Cuando la mitad de las personas llegan a la conclusión de que ellas no tienen que trabajar porque la otra mitad está obligada a hacerse cargo de ellas, y cuando esta otra mitad se convence de que no vale la pena trabajar porque alguien les quitará lo que han logrado con su esfuerzo, eso... mi querido amigo...

...es el fin de cualquier Nación. “No se puede multiplicar la riqueza dividiéndola”. Dr. Adrian Rogers, 1931

La farsa del 11-M

Esta serie documental ya fue censurada en youtube

PLANTAS QUE CURAN ENFERMEDADES GRAVES

Plantas prohibidas para curar enfermedades graves

Textos de Friedrich Nietzsche

1.000 Razones para dejar de fumar.

PULSAR SOBRE IMAGEN

Mapa visita 6/3/2011

Libros gratis en in ternet

Libros gratis en internet

PRENSA 15M ESTEPONA

PRENSA 15M ESTEPONA pulsa sobre esta imagen.

PULSAR SOBRE LA IMAGEN

Visitas 17.02.2010

Los dueños del sistema de poder universal oculto

Sistema oculto

Donde nace la impunidad de Israel

no le des tu dinero a israel

GOLPE DE ESTADO DE LOS BANCO

LOS BANCOS HAN DADO UN GOLPE DE ESTADO, SE HAN QUEDADO CON EL PODER

El tema de la crisis económica y sus repercusiones, por Juan Torres López, Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla y miembro del Consejo Científico de ATTAC. Una de las mentes más lucidas en temas económicos! .
Se viene el Gobierno Mundial... ¡¡y se viene rápido!! Si logran instaurarlo o no, depende de nosotros. No de una MAYORIA (al menos, no al principio), sino que depende de si un grupo mucho más pequeño, que denominamos LA RESISTENCIA, logra despertar a los Pueblos del mundo en contra de los dueños del Nuevo Orden Mundial..


"Pienso que las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que ejércitos enteros listos para el combate. Si el pueblo americano permite un día que los bancos privados controlen su moneda, Estos privaran a la gente de toda posesión, primero por medio de la inflación, enseguida por la recesión, hasta el día en que sus hijos se despertarán sin casa y sin techo, sobre la tierra que sus padres conquistaron."

THOMAS JEFFERSON, 1802

Seguir por Email

Enlaces